Nanoinventum, un gran paso para acercar la nanotecnología a estudiantes de primaria

Los días 25 y 26 de abril se celebró la primera edición de Nanoinventum, una iniciativa para acercar a los más pequeños el mundo de la nanotecnología de una manera didáctica y creativa. Mediante esta aproximación se buscaba una aproximación diferente al concepto de nanorobots, sobre el cual los niños y niñas empezarían a experimentar. Los talleres se llevaron a cabo en las instalaciones de Cosmocaixa en el marco de las actividades del Festival de la Nanociencia y Nanotecnología 10 a la menos 9.


Nanoinventum planteaba un reto para los estudiantes de primaria. A la convocatoria se apuntaron un total de 120 alumnos de tres escuelas de Cataluña: Els Pins de Barcelona, Empordar de Roses y Benviure de Sant Boi. Previamente Jordi Díaz, coordinador de 10 a la menos 9, realizó sesiones formativas al profesorado con el apoyo del CESIRE (Centre de Recursos Pedagògics Específics de Suport a la Innovació i la Recerca Educativa). Posteriormente, los alumnos trabajaron en el aula una ficha didáctica sobre nanotecnología donde se explicaba el objetivo del taller y el proyecto que debían crear. Además, en el blog del proyecto disponían de recursos didácticos (vídeos, cómics, posts, etc.). Cuando llegaron al taller en primer lugar se debía entender a qué nos referíamos cuando hablábamos de nanotecnología. Por ello, Pilar Jiménez, divulgadora científica del Instituto de Bioingeniería de Cataluña,  introdujo los conceptos básicos para adentranse en este nuevo mundo. ¿Qué es un nanorobot? ¿Qué tamaño tiene? ¿Cómo funciona? ¿En qué forma se inspira? ¿Qué reto plantea para los investigadores? Estas preguntas servían de base para que los estudiantes pudieran desarrollar su proyecto de nanorobot. A continuación, Miquel Baidal, coordinador de Connecta Ciència, explicó el funcionamiento de los grupos de trabajo, en los que cada alumno tenía un rol asignado: dirección, producción y comunicación. A partir de aquí empezó el trabajo en equipo para construir una maqueta de nanorobot que diera solución a un problema real.


Miquel Baidal y Pilar Jiménez durante el taller



En total se realizaron 36 proyectos, cada uno de los cuales aportaba una solución innovativa a los problemas planteados. Una gran parte de los nanorobots estaban pensados para dar solución a patologías médicas como es el caso de enfermedades degenerativas, fracturas óseas o mal funcionamiento de un órgano. Por otro lado, también se puso mucho énfasis en los nanorobots que contribuían de una forma u otra al cuidado medioambiental. Más allá de estos dos grandes grupos, algunos de los proyectos presentados plantearon ideas tan originales como diversas que iremos explicando en este blog.

En el tramo final de los talleres, cada responsable de comunicación del grupo expuso su proyecto ante el resto de los compañeros y organizadores. De esta manera, los equipos intercambiaron ideas sobre el funcionamiento de los nanorobots a la vez que podían recibir feedback de parte de los coordinadores. Samuel Sánchez, investigador del Instituto de Bioingeniería de Cataluña, estuvo presente en uno de les talleres y comentó cada una de las propuestas. El objetivo era que alumnos entendieran de forma detallada cómo debía ser y para qué debía servir un nanorobot, una experiencia que no ha dejado a ninguno indiferente.


Alumnos presentado sus maquetas de nanorobot Fotogaleria



Maquetas de nanorobot Fotogalería 




¿Quieres estar al tanto de todas las novedades de Nanoinventum? Síguenos en Twitter e Instagram

Comentarios